1 Semana

Día 1 - Sagunto

Empezamos nuestra ruta en Sagunto, donde en pocos pasos podemos viajar en el tiempo a través de sus casi 2500 años de historia.

Comenzamos en el Ayuntamiento, donde estuvo la puerta principal de la antigua ciudad amurallada. A continuación, la Plaza Mayor y la Iglesia de Santa María, ejemplo del primer gótico valenciano. Detrás de su ábside, la Casa dels Berenguer, actual centro de interpretación de la ciudad, alberga dos tesoros, el muro de Diana (s.V-IV a.C.)  y un Mikvé o baño ritual judío. Nos adentramos en las calles de la Judería, la cual conserva su trazado original y visitamos el Museo Histórico con una interesante colección de piezas iberas y romanas. En el ascenso hacia la cima, encontramos el Teatro romano (s.I d.c) y el Castillo, fortaleza musulmana que acoge entre sus muros el foro romano, y vestigios de distintas épocas.

Para finalizar, en la plaza de la Morería, visitamos la Vía del Pórtico, una calzada romana, y la Domus dels Peixos, una villa Romana del s.II d.c



 

Día 2 - Puerto de Sagunto y Canet d'en Berenguer

A unos a 5 km. de la legendaria Saguntum se encuentra el Puerto de Sagunto, una de las últimas ciudades-factoría de España. Los restos industriales conservados tras el desmantelamiento de la siderúrgica conforman, en la actualidad, su Patrimonio Industrial.

Pasaremos la mañana recorriendo sus calles y lugares más emblemáticos como el Horno Alto nº2, la nave de Talleres Generales, la ciudad jardín de la Gerencia o el Barrio Obrero entre otros.

Tras la visita, nos dirigimos a la Marjal dels Moros, un humedal para la observación de aves. Y en un paseo llegamos al Grau Vell de Sagunt, un pequeño núcleo de población junto al mar, con un torreón de vigilancia costera del s.XVI.

Al atardecer, el paseo marítimo de Canet d’En Berenguer nos ofrece unas espectaculares vistas a la playa “Racó de Mar”, de aguas transparentes y fina arena. Junto a ella se encuentra el Puerto Siles, un puerto deportivo con restaurante, donde finalizaremos el día contemplando el faro de principios de siglo.

 

Día 3 - Los Valles

Recorreremos Les Valls o la Vall de Segó, un valle de huertas y naranjos que perfuman de azahar los cinco pueblos que lo forman. Faura, Benifairó, Quart, Quartell y Benavites poseen un rico patrimonio cultural y natural que hay que descubrir.

Comenzamos la ruta en Benavites, una antigua alquería musulmana donde sus callejuelas nos llevan a la la Torre Señorial del S.XV, desde la que se obtienen unas espectaculares vistas del valle. Destaca en su interior la espléndida escalera de caracol original. Seguimos hasta la Font de Quart, un manantial de agua dulce, con una espesa arboleda, acondicionado como área de recreo. Este paraje ubicado a 200 m de Quart de les Valls es un remanso de paz ideal para pasar un día agradable junto a la naturaleza.

Para finalizar el día, visitaremos Faura. En su plaza se ubican la Casa Condal del s. XV, y la Iglesia barroca de los Santos Juanes. Al final de la subida del Calvario, se encuentra la ermita de Santa Bárbara desde donde se divisa toda la población.

 

 

Día 4 - Los Valles

Empezamos el día en Benifairó de les Valls donde visitamos la Casa de Lluís Guarner. Una antigua casa solariega, ejemplo de la arquitectura tradicional valenciana. La entrada principal mantiene intacta la decoración propia de la burguesía de finales de ese siglo, destacando la cerámica decorativa. Se puede visitar el estudio y biblioteca personal del poeta. El conjunto se completa con el jardín cuya función era ornamental, tal y como muestran los numerosos objetos decorativos como bancos, esculturas, estanques, fuentes o caminos empedrados. Al lado, se encuentra la casa natal de Alonso Sánchez Coello. Pintor de cámara de Felipe II. Continuamos la ruta visitando el Molí Nou en la vecina Quartell. Antiguo molino de arroz, de 1741, con un patio central alrededor del cual se organiza toda la edificación. Actualmente, alberga el Museo del agua y es uno de los puntos de paso obligado de la Ruta del agua que podemos hacer a continuación. Además, también una exposición etnológica permanente con herramientas y utensilios del campo antiguos.

 

Día 5 - La Baronía

Visitaremos la Baronía, formada por nueve pueblos y vertebrada por el río Palancia. La naturaleza y la historia se combinan en la baronía para ofrecernos una experiencia completa. Antiguas alquerías musulmanas convertidas en señoríos independientes han dejado un buen número de edificios de interés.

Empezamos el día visitando los baños árabes de Torres Torres, uno de los cuatro  existentes en la C.Valenciana. En las proximidades se encuentran, la antigua casa señorial y la iglesia parroquial, con su fachada barroca barroco y su castillo medieval del siglo XIII. Desde Torres Torres, y caminando por la Vía Verde de Ojos Negros nos dirigimos a los pueblos vecinos de Algimia, Alfara y Algar. En ellos descubriremos sus calles y plazas tradicionales y bellos parajes naturales como el paseo del amor en Algar.

La Vía Verde de Ojos Negros sigue el trazado del antiguo ferrocarril minero de Sierra Menera, que transportó desde principios del siglo XX hasta 1972 toneladas de hierro desde las minas de Ojos Negros hasta el Puerto de Sagunto.

 

Día 6 - La Baronía

Al sur del valle se eleva la sierra Calderona, zona de elevado interés paisajístico y natural donde realizaremos varias rutas senderistas.

Desde Segart discurren varios senderos que nos llevaran a El Garbí (600m) un mirador natural con unas vistas espectaculares, y a la Mola de Segart (575m), entre otros. A continuación visitaremos Estivella y el poblado de Beselga, donde admiraremos los restos de su magnífico castillo medieval, en la cima de una montaña solitaria.

Pasaremos la tarde recorriendo pueblos como Petrés, antiguo señorío de los Aguiló, que edificaron su castillo en el siglo XIV.  Albalat dels Tarongers que conserva su palacio, una magnífica residencia que mantiene intacta su estructura gótica original. Y Gilet,  con el área recreativa de Santo Espíritu, excelente punto de partida para numerosas excursiones, sencillas pero muy gratificantes  por las vistas que ofrecen. Visitaremos su monasterio. Fundado por Maria de Luna, esposa de Martín I que en 1404 donaba en su testamento a los frailes del “Sancti Spiritu”, pasando a manos de los franciscanos.