3 Días

Día 1 - Centro Histórico de Sagunto

El día comienza descubriendo la parte más antigua de la ciudad, el centro histórico de Sagunto donde se encuentra Castillo, Teatro Romano, Museo Histórico, Barrio judío, Centro de Recepción de visitantes – Casa dels Berenguer, la iglesia de Sta María, la ermita de la Sangre y el Calvario.

La oficina de Turismo de Sagunto es un buen punto de inicio donde conseguir información antes de lanzarse a recorrer la ciudad.

Los fines de semana varias empresas realizan visitas guiadas, que parten desde la oficina de Turismo.

Tras la visita al centro histórico, puedes reponer fuerzas en sus bares y restaurantes degustando una auténtica paella valenciana o un delicioso menú del día. Después de comer, puedes seguir descubriendo y admirando las joyas de la ciudad si te diriges a la Plaza de la morería, donde se encuentra el acceso a los espacios arqueológicos de la Vía del Pórtico y la Domus dels Peixos.

El Calvario de Sagunto es el lugar ideal para ver atardecer. Desde la ermita de la Soledad se pueden contemplar las mejores vistas de la ciudad.

Por la noche, una cena en los restaurantes del centro histórico y un paseo solitario por el barrio judío te dará una nueva imagen de la ciudad más romántica y sosegada.

 

 

 

Día 2 - Puerto de Sagunto

El segundo día el recorrido comienza por el Puerto de Sagunto, situado a orillas del mar Mediterráneo y a unos a 5km. de la legendaria Saguntum. Es conocido por sus playas y por sus zonas de ocio… Pero sobre todo por configurar uno de los ejemplos más importantes de Ciudad-Factoría de la Comunidad Valenciana y del Estado Español.

La breve historia de Puerto de Sagunto se halla impresa en los restos industriales que se conservaron tras el desmantelamiento de la siderúrgica, y que en la actualidad, conforman su Patrimonio Industrial. Así, la visita guiada al Horno Alto Nº 2 es fundamental en este recorrido.

Tras la visita puedes continuar el paseo industrial por los Talleres Generales – La Nau; el Almacén de Efectos y Repuestos - futuro museo de Arqueología Industrial; la Ciudad-Jardín de la Gerencia, donde se alojaban los ingenieros vascos, o el Barrio Obrero, donde se alojaba la comunidad obrera. El recorrido finaliza en la Alameda, donde puedes reponer fuerzas con unas tapas en sus terrazas mientras contemplas la Iglesia Nuestra Señora de Begoña, de 1929.

Si prefieres las compras, después de la visita al Horno Alto puedes visitar el mercadillo al aire libre, los jueves y sábados por la mañana, o el mercado municipal cubierto y las tiendas de la ciudad.

Después de comer, un paseo por la playa de Puerto de Sagunto y la desembocadura del Palancia, te llevará hasta el Puerto Siles, un puerto de deportivo con embarcaciones de recreo y un restaurante con bonitas vistas, situado en Canet d’en Berenguer.
Si te gusta pasear, puedes continuar hasta las playas de Sagunto (Almardà, Corinto y Malvarrosa) una ver finalizado el paseo marítimo de Canet.

Por la noche, una rica cena en la amplia oferta de restaurantes de la playa de Puerto de Sagunto y una copa en sus locales de ocio pondrán punto y final al segundo día.

 

 

Día 3 - Grau Vell y Marjal dels moros

La mañana comienza con la visita al Grau Vell y la Marjal dels Moros, un humedal de gran valor ecológico -Zona ZEPA- por la abundancia de fauna y flora propias de la zona y visita obligada para la observación de aves, situado en el sur del término municipal de Sagunto.

Junto a la marjal se encuentra el Centro de Educación Ambiental de la Comunidad Valenciana, situado en “l’Alqueria dels Frares”, una antigua casa de labranza del s. XVII que consta de dos alturas y un patio interior. Dispone de una zona de jardines de unos 70.000 m2, en el que se pueden descubrir los principales paisajes y ambientes del litoral valenciano.

Tras la visita, puedes comer en el centro histórico de Sagunto y después dar un agradable paseo por la montaña que rodea el castillo siguiendo el sendero local “La senda dels lladres” ,donde podrás visitar el cementerio judío y disfrutar de unas impresionantes vistas.

Si aún te quedan fuerzas, puedes continuar en el mismo centro histórico con la ruta de las ermitas.